SPAC
Portada > Webzine > Temas subjetivos > Promoción > Comentario a Los Templos Sagrados

Comentario a Los Templos Sagrados

Este comentario desvela detalles y puzles del juego.

Miércoles 27 de agosto de 2008, por Planseldon


Con esto de hacer fichas de aventuras clásicas para WikiCAAD me ha dado por volver a jugar las aventuras de AD, pero ahora en su bonita versión de Atari ST. Para quien no lo haya hecho nunca, se lo recomiendo. Hay emuladores que funcionan de maravilla (yo uso Steel), y merece la pena ver las hermosas ilustraciones que hizo AD para estas versiones.

He vuelto a disfrutar, por lo tanto de La Aventura Original, Jabato y Cozumel tanto como lo hice en su día. La verdad es que las tres me siguen pareciendo muy buenas aventuras. Quizás mi favorita sigue siendo "Cozumel", aunque esta vez he disfrutado mucho con la segunda parte de la Original, creo que más que la primera vez que la jugué.

Como han pasado ya tantos años de aquello, ha sido casi como jugarlas de nuevo, aunque el recordar más o menos lo que tenía que hacer, me han hecho que me resulten más fáciles. Claro está que uno con los años también ha ganado pericia aventurera, pero en cualquier caso el nivel de dificultad de estas tres aventuras creo que está muy bien medido.

Pero en esto llegué a "Los Templos Sagrados" y ¡ay!... En su día yo hice una crítica demoledora de esta aventura par el fanzine "El Aventurero". Crítica de juventud, innecesariamente dura, imprudente y desorbitada en muchos aspectos.

Lo cierto es que cuando jugué por primera vez "Los Templos Sagrados", con diecisiete años, la aventura me decepcionó mucho. Cozumel había dejado el listón muy alto, y ahora me encontraba con unos gráficos pésimos y un juego muy distinto de Cozumel: sin casi PSI y con un tipo de puzles que en su momento me parecieron infumables...

Y han pasado ya otros diecisiete años de aquello (¡media vida!), así que el flash back aventurero no viene mal: ¿cual es la impresión que me deja hoy este juego? Pues mucho mejor, la verdad, aunque sigue teniendo algunos puntos irritantes que la estropean, hoy pienso que realmente es una gran aventura con la que se puede disfrutar de lo lindo (eso sí, siempre que tengas una solución a mano o alguien que te pueda dar una pista antes de que desesperes).

En primer lugar el jugar en la versión Atari ST, con sus hermosas ilustraciones, ayuda. Sigo pensando que los de AD metieron la pata al no hacer nuevos gráficos para la versión PC. Incluso hubiese sido mejor poner los gráficos de 8 bits (como hicieron en la Original). Los que "adaptaron" de Atari ST quedaron una soberana chapuza. Afortunadamente hoy, gracias a los emuladores, ya no es necesario jugar la versión PC, y podemos disfrutar de los buenos gráficos de Atari ST.

Metidos ya en la primera parte de la aventura, es cierto que es un juego bien distinto de Cozumel, en el sentido de que prácticamente no hay PSI. Esto, que en su momento me desilusionó bastante, ahora sin embargo me da igual. En este sentido hoy pienso que no es peor ni mejor, simplemente diferente. En aquella época no me interesó la historia del un arqueólogo sólo en la selva investigando unas ruinas y recogiendo tabletas mágicas. Hoy me parece divertida.

Los puzles de la zona de Tulum son bastante entretenidos. En su momento me parecieron un suplicio. Hoy no los veo así, salvo quizás los puzles finales: el del "collar mágico" está muy bien pensado, pero hay demasiados elementos aleatorios: el que al dejar las tabletas en determinadas salas estas se conviertan en cuentas lo tienes que descubrir de casualidad, y puedes tener la mala suerte de, una vez has conseguido 8 tabletas, ir a dejarlas en alguna localidad fuera del templo, con lo que puedes desesperar en un atasco bastante gordo (adivinen a quién le pasó).

También el que para formar el collar haya que tener la cuenta magnética es algo que descubres por casualidad, lo mismo que por casualidad descubres una de las tabletas en la selva de una de las localidades del complejo arqueológico, y también casi por casualidad ves que en el suelo, debajo de la cuenta voladora hay un bloque de piedra que sobresale. Esto último, por ejemplo, debería haberse incluido en la descripción de localidad, porque es algo demasiado evidente como para darse cuenta sólo después de poner "examinar suelo". Demasiadas casualidades.

En general el laberinto de los bloques, aunque no me ha parecido tan complicado como la primera vez que lo jugué (que por cierto entonces abandoné ahí el juego), admito que puede cansar, pero quizás lo peor es el puzle final, el de bajar al cenote. Para bajar al cenote debes llevar lianas y la balsa. Hay que amarrar la balsa con las lianas y evitar que la corriente la arrastre. Si tiras la balsa sin amarrar se la lleva la corriente. Dada la profundidad del cenote, si no bajas por la liana, te das una costalada y te ahogas. El procedimiento correcto es atar un extremo de la liana a la balsa y el otro extremo a un tronco. El tronco debes dejarlo atravesado en la localidad contigua. Bajas la embarcación. Bajas tu por la liana (ojo, debes llevar las manos vacias o resbalarás y morirás). Sueltas la barca de la liana.

No estaría tan mal pensado si no fuera por la trampa del número de troncos necesarios para formar la balsa: cuando uno corta los cuatro troncos y tienes la liana, lo normal es pensar que esos son los materiales necesarios para hacer la balsa... y de hecho con cuatro troncos te deja hacer perfectamente una buena balsa. Pero no: la solución es hacer una balsa con tres troncos y guardarte uno para atarlo al otro extremo de la liana, dejarlo en la localidad de al lado, que se atasque en la puerta y así la barca no salga pitando... eso es mala lehce concentrada. El puzle ya hubiese resultado bastante complicado (pero no imposible), si hubiésemos tenido que hacer la balsa y atarla a algún lado (podría haber puesto un pibote o una estatua en la localidad del cenote. Hubiese resultado demasiado complicado, pero no imposible. Otra cosa que podría haber hecho es que al hacer la balsa con cuatro troncos, te dijese que te sobra uno. En fin, cualquier cosa menos esa trampa mortal que me parece imposible de resolver.

La parte de Cobá me ha parecido tener las mismas virtudes y defectos que la primera, aunque reconozco que en cuanto llegué al primer atasco gordo, miré la solución. Es lo que tienen las malas experiencias con puzles mal trabados: el jugador pierde confianza en el guionista y se desespera mucho más fácilmente.

Y sin embargo la solución a mi atasco no era esta vez un problema de lógica, sino un síndrome de la palabra exacta: yo estaba intentando "quemar cañas con vidrio" y resulta que lo único que entendía el parser era "encender cañas con vidrio".

Sin embargo el mal ya estaba hecho en la primera parte: al llegar al segundo atasco, tampoco tuve paciencia y volvía mirar las instrucciones, y esta vez sí me encontré con un puzle que con un poco más de paciencia podría haber resuelto yo mismo: en un momento dado hay que soplar una caracola en un lugar concreto de la pirámide; la pista (que a mi se me pasó totalmente desapercibida) son unos bajorrelieves con motivos marinos. En fin, supongo que de no haber perdido la confianza en el guionista y haber perseverado en mis pesquisas, quizás se me hubiese ocurrido lo de soplar la caracola en ese lugar. El haber mirado la solución para algo así, me deja un cierto mal sabor de boca.

En conclusión: lo que desmerece de la aventura son ciertos puzles algo cogidos de los pelos o, sencillamente que sólo se descubren por casualidad. Y es una pena, porque por lo demás el guión es emocionante y la aventura, corrigiendo estos pequeños excesos, podría seguir siendo perfectamente jugable, entretenida y emocionante.

Pero a pesar de todo, la aventura merece ser jugada aún por cualquiera que pretenda introducirse en el género. Hay cosas muy interesantes y de las que los autores actuales podrían aprender, por ejemplo el asunto de las fuentes de luz que se terminan obligándonos a calcular con mucha precisión nuestros movimientos. Es un recurso que ya se había utilizado en Cozumel, y que introduce altas dosis de adrenalina en algunos de los episodios, como el de las abejas asesinas y el montículo místico.

No quiero concluir este análisis sin expresar mi asombro ante el hecho de que los chicos de A través del espejo se terminasen la aventura "en dos tardes" (cosa que no me acabo de creer, será envidia cochina). Merece la pena leer el comentario de ATE al juego

Referencias:

Los Templos Sagrados en WikiCAAD:
http://wiki.caad.es/Los_Templos_Sagrados

Comentario en El Aventurero:
http://www.caad.es/elaventurero/aventurero2/aventurero2.htm#TEMPLOS

Comentario y solución en A través del espejo:
http://www.caad.es/baul/fanzines/ate/ate05/ate05_tabla.htm

5 Comentarios

  • Comentario a Los Templos Sagrados

    27 de agosto de 2008 16:06, por Urbatain.

    Me suena a simulación pura y dura. Me da la sensación que hoy en día tenemos tanta prisa para pasarnos los juegos que esto nos impide tantearlos debidamente. Todos los puzzles más retorcidos que me has comentado y los que recuerdo responden a la pura simulación y experimentación por parte del jugador: que el tronco atado a la cuerda se queda atascado de una localidad a otra; las cuentas voladoras; las tabletas que se convierten. No es que sea casualidad, es experimentación.

    Algún día quizás me atreva con los templos. En su día me la pasé solución en mano, y no fué una experiencia agradable. Creo que topamos con la aventura (a pesar de lo que he dicho, no te quito la razón) más retorcida de AD.

    • Comentario a Los Templos Sagrados 27 de agosto de 2008 16:23, por planseldon
      No te creas, yo disfruté bastante jugando la aventura, quizás es cierto que fui un poco impaciente mirando la solución cuando me atasqué en vez de darle un poco más de tiempo. Es que la tentación es muy fuerte... :/
      • Comentario a Los Templos Sagrados 27 de agosto de 2008 16:25, por planseldon
        Ahora, lo de "encender cañas" en vez de "quemar cañas", eso sí que es un fallo gordo de betatesting, que dicen ahora.
  • Comentario a Los Templos Sagrados

    28 de agosto de 2008 04:16, por Dwalin
    Desde que vi las fichas de la WikiCaad me estaba quedando con las ganas de volver a jugar las aventuras de AD en versión Atari... y tras leer tu comentario desde luego lo apunto como una de mis prioridades aventureras... Desde luego, que poco vi de "Los Templos" en su día... creo que me quedé en el laberinto de losetas... ¡y no me extraña!
  • Comentario a Los Templos Sagrados

    28 de agosto de 2008 05:32, por Akbarr

    Pues yo también me he puesto últimamente a jugar esta trilogía, aprovechando que este Verano he estado en esa zona (por cierto, es interesante, se nota que Samudio también estuvo en su día y no se inventó las cosas).

    Por ahora estoy con Cozumel, en mi caso con la versión Amiga (más que nada porque encontré antes un emulador de Amiga que me funcionara bien en Ubuntu que uno de Atari). Y la verdad es que a mi Cozumel en su día no me acabó de convencer y ahora me está gustando mucho más. Aunque también es verdad que mi copia de Cozumel fue de esas que tenía un bug gordo en la segunda parte que impedía acabarla, lo cual en su día me frustró y la abandoné.

    Recuerdo que luego con esta de los Templos ya estaba muy condicionado por el cabreo con Cozumel y no le di muchas oportunidades. Y la tercera directamente ni me la compré.


Seguir la vida del sitio  RSS 2.0: Artículos, Comentarios | Mapa del sitio | SPIP
CC Some rights reserved El contenido está disponible bajo los términos de Atribuir - Compartir bajo la misma licencia 3.0 ó 2.5 de Creative Commons.