SPAC
Portada > Webzine > Temas subjetivos > Entrevistas > Monstruosa comp 2008 - Entrevista a Incanus por Mel Hython.

Monstruosa comp 2008 - Entrevista a Incanus por Mel Hython.

Serie de entrevistas realizadas por Mel Hython a los participantes de la Monstruosa-comp.

Lunes 27 de octubre de 2008, por Jenesis


Hoy en la antigua mansión Mel, el MaMelrdomo, anda intranquilo. Hython, el terrorífico arcaico, permanece en torpor en lo más profundo de las catacumbas del castillo. Pero aún así… un rumor de oleaje se escucha por los pasillos solitarios. Un olor húmedo, salado, como salido del mar le asalta aquí y allá.

Mel, piensa en terrores que surgen de las aguas, en seres que no mueren pues pueden dormir para siempre. Mas todos sus temores se disipan cuando, al abrir el portal de la mansión, se encuentra con *[Incanus]:

Mel: Lo primero de todo, ¿he conseguido que regreses gracias a la Monstruosa? :)

Incanus: Sí, hasta cierto punto.

Mel: Eso ya sería un éxito de la comp, para mí.

Incanus: Verás: este año, a vuelta de vacaciones de verano...el mismo día se murió un gran amigo y nació mi sobrina :-/ Así que decir "mi espítritu estaba turbado" es como decir "parece que la bolsa bajó algo hace poco, oye". Estaba, pues, con crisis creativa. No tenía ganas de escribir nada de nada. Pero llegó la Comp Monstruosa... y me entro el alma al cuerpo.

Mel: Un alma terrorífica, espero...

Incanus: Pues sí. De veras: hacía tiempo que quería mostraros a vosotros algo de mi país, pero no encontraba cómo y el tema de la comp vino como anillo al dedo. El resto es (je) historia.

Mel: Para los que aún no hayan visto la distribución de la aventura, cuéntanos algo del origen de esas islas en las que ocurre todo.

Incanus: Chiloé fue colonizado más mal que bien, como fue toda la colonización de Chile, por lo demás. Aparte de estar en un lugar remoto, quedó aislado por conflictos militares en más de una ocasión (estampida jesuita, rebeliones mapuches, oposición al movimiento de la independencia)...y si a eso sumamos la mezcla de tradiciones europeas y mapuches (mitología y religión) el resultado fue una personalidad y cultura única, muy diferente al resto del país y con un estilo y estética (por así decir) muy propios.

Mel: ¿Y tú personalmente? ¿Qué tienes que ver con las Islas? ¿De qué las conocías?

Incanus: De niño, Mel, leía mucho, mucho, mucho. Mitología también, por cierto, y Chiloé era un caso especial, por la riqueza del corpus legendario, tanto en relatos como personajes; en el resto del país, salvo las tradiciones pre hispánicas y algún que otro cuento de aparecidos, no hay nada (post conquista) tan complejo y completo como lo que hay en Chiloé. Vamos, que quedé deslumbrado. Después, ya cerca de la adolescencia, estuve de turista por esos lares y ahí el paisaje sencillamente me subyugó. Es de una belleza serena, casi triste... no intentaré aquí inventar lo que pude (o no) transmitir en "Ofrenda..." Baste decir que es un paisaje diferente de lo que uno acostumbra, incluso para el cono sur.

Mel: Me ha parecido muy interesante la presencia en la competición de una obra basada en un tema mitológico de ’allá’ y más de uno marino, de mis favoritos. Dime, ¿consideras que hay significativas diferencias con la mitología de este lado del mar o te parecen similares?

Incanus: No soy experto, pero me parece que la mitología chilota es menos fatalista que (pongamos) la griega clásica: el hombre está sometido a los dioses olímpico, y pobre de él cuando se revela (Edipo, Antígona y otros). En contraste, el hombre chilota es más jugado y puede decidir o al menos arriesgarse la suerte y salir adelante, digan lo que digan o hagan lo que hagan los brujos, el Millalobo, la propia Pincoya, etc. En este relato, de hecho, el protagonista se la juega (y cómo) para torcerle la mano al destino. Si lo logra o no, bueno, es un relato interactivo ;-)

Mel: De acuerdo. Hablemos de la aventura en sí. Si tuvieses que calificarla en pocas palabras, ¿qué dirías?

Incanus: Sigue en mi línea (ya habitual) de relato interactivo: muchos elementos literarios, mucha prosa y muchos, muchos, elementos interactivos: ambientación y algunos puzzles, pero en ningún caso puestos para lucirme como inventor de situaciones enrevesadas, sino para enriquecer el relato. Ya tengo claro que este tipo de aventura es la que mejor se me da: "La Mansión" es lo más parecido a una aventura "clásica" o intensa en puzzles... y no es muy literaria que digamos. Todo lo que he escrito después, creo, es más bien ficción interactiva de fuerte base literaria. En cuanto al tema, es una historia breve, hasta hermosa en algunos momentos, pero no es un thriller como "Regreso al Edén" ni una obra maestra como "Archipiélago". Pero está bien, creo: no desmerece de otros trabajos míos al menos ... y creo que no fueron pocas palabras, vaya ¡Mil perdones!

Mel: Fueron, algunas más. Ya te mandará un perro de Tíndalos el amo Hython, no te preocupes.

Incanus: No te preocupes, el pulpo verde ese con alas al que lo llaman con "¡Iä!" es amigo y tal.

Mel: Entonces ese es tu clase de aventuras como autor. ¿Y como jugador? ¿Coincide?

Incanus: Creo que sí... con una diferencia. Si hay demasiado relato, y ningún puzzle, me siento un poco estafado. Ahora, si hay puzzles a lo bestia, pero la historia no me atrae, no hay caso, no engancho: se trata de la trama, insisto, y no tanto de la cantidad o calidad de la literatura. En eso, Josep Coletas se luce: minimalismo pero no pauperismo ¡maestro!

Mel: Háblanos de la Piconya. ¿Es como en las fotos?

Incanus: Es P - i - n - c - o - y -a ¡filisteo! ¿¡O quieres que muramos ahogados?!

Mel: perdón (y mira por los pasillos de la mansión temiendo que aparezca el mar…)

Incanus: Con respecto a la señora (de señorita, nada) se dice que embelesa hasta la estupidez: si Mel pudiera darte más detalles, te diría que corresponde a un ideal estético nacional mestizo. La mujer mapuche (cuando joven y esbelta) es de curvas muy suaves y discretas, pero asaz atractiva, de bello rostro, ojos casi almendrados... fatalmente atractiva, diria algún colono que no pudo resistirse (ni quiso, ya que estamos). Es una nereida, vamos, más que una sirena. Hermosa de una manera un tanto etérea, digamos. La ilustración incluida a su nombre en el documento PDF es la más correcta que he visto (de estilo un tanto realista, la verdad).

Mel: (ideal estético nacional mestizo) :D

Incanus: Si: la Pincoya tiene algunos rasgos europeos que no mapuches. Piel blanca, pelo amarillo... pero el resto, es estética indígena.

Mel ¿Crees que esto de los concursos realmente ayuda a la comunicad a persistir o solo sirve para que facture una camiseta allá... tan lejos?

Incanus: Veamos... la producción aventurera es, fuera de competencias, razonable para una comunidad de poco más de 15 autores más o menos permanentes, no todos al mismo tiempo, por cierto ni todos los años. Por otra parte, salvo excepciones notables, la mayoría de los trabajos "fuera de concurso" suelen ser sencillos o de escaso aliento (minis o breves). La tendencia (últimos 5 años) es que las comp generan aventuras de una factura si no más impresionante (medias o largas) al menos sí más cuidadas. No creo, en suma, que ayude a que la comunidad subsista (en cuanto a supervivencia); creo, más bien, que la enriquecen de manera más "concentrada" o "intensa" que la producción habitual "fuera de comp". A ver si estoy redescubriendo la rueda, vaya...

Mel Finalmente, de las producciones de los últimos... digamos dos años... dime la que más te interesó y por qué razón.

Incanus: Estoy pensando... 2007: Estación. Todo un ejemplo de que, con una localidad y una buena historia se hacen buenas aventuras. 2007: Regreso al edén. Así se hace una aventura ¡de acción! Puede hacerse, el medio no lo impide, y bien hecha es más que entretenido; engancha. En el 2006 estoy más perdido, pero rescato la saga del Dr. Van Hallen, nuevamente como ejemplo de que no se necesita un acelerador de partículas del porte de un condado para hacer buenas aventuras

Mel ¿Alguna cosa extra que quieras decir?

Incanus: No sé si va a sonar vanidoso, pero me gustaría ver más aventuras como las de esta comp que muestran tradiciones locales (mitológicas o no). Siempre habrá espacio para la ciencia ficción (¿con qué cara digo Mel esto, mirando mis propias creaciones anteriores?) pero si algo hermoso puede salir de este medio, que sea nuestro: lo que nos es propio, mejor lo entendemos y mejor podemos enseñarlo. ¡Ah! Por cierto: gracias por convocar a la comp y sacarme de la pena, de la mejor manera posible: creando.

Mel No, gracias a tí por darme esta oportunidad de entrevistarte y saber algo más de aquellos lares!

Incanus se marcha pronto, pero el olor a mar no se desvanece y Mel se prepara para la ira de la ‘señora’.

Mel Hython


Seguir la vida del sitio  RSS 2.0: Artículos, Comentarios | Mapa del sitio | SPIP
CC Some rights reserved El contenido está disponible bajo los términos de Atribuir - Compartir bajo la misma licencia 3.0 ó 2.5 de Creative Commons.